Bodhgaya, donde Buda se iluminó

Huyendo del calor abrasador de Varanasi decidimos seguir los pasos de Eider y Gorka ( unos amigos vascos que acabábamos de conocer ) y seguir el viaje hacia Bodghaya, la ciudad donde Buda se iluminó. Teníamos la esperanza de que en esa zona el tiempo fuese un algo más suave y poder refrescarnos un poco.

 

Nos levantamos casi a las 4 de la madruga para coger el tren hacia Bodhgaya. Teníamos billete común, pero sabiendo como van de abarrotados esos vagones decidimos probar suerte en el vagón de Sleeper Class. Ahí encontramos un sitio en el suelo entre vagón y vagón, al lado de un señor indio que no paraba de repetirnos que no teníamos billete para estar allí, y que como viniese el revisor nos iba a multar seguro.
Le dijimos que lo sabíamos, pero que una de las pocas ventajas de ser “blancos” era que quizá nos podíamos hacer los tonos y evitar la multa. El hombre nos miró con cara de “Ya verás tú que multa os va a caer”. Después de unas horas en las que nos visitaron diez vendedores de chai, cinco vendedores de garbanzos con cebolla y una chica hindú que quería convencernos para que fuesemos a ver a su guru en Delhi, llegó el revisor.

tren

El hombre se apresuró en ir a decirle que no teníamos billete para estar allí y a mirarnos con cara de “os lo dije”. El revisor nos mira el billete, sonríe y sigue pidiendo los billetes a los demás. JA! La cara de flipado del hombre hindú era increíble. De algo tenia que servir ser blanquitos…. 🙂

Llegamos sin más problemas a Bodhgaya, y fuimos con el tuk-tuk directos al Guest House que Gorka y Eider nos habían recomendado. Ahí los encontramos y seguimos con nuestra ya típica costumbre de pegarnos una super siesta después de un viaje largo en tren.

team

Nuestros tres principales motivos para visitar ese pueblo era: conocer el sitió donde Buda se iluminó, huir del calor de Varanasi y pasar unos días más con nuestros amigos vascos. Por ello, y siendo ya los últimos días tras 7 meses por Asia, ni nos molestamos en mirar la guía , ni en buscar información sobre el lugar.

Así que.. cuando le pedimos al conductor del tuk-tuk que nos llevase a un restaurante y tras no entendernos, nos llevó a ver el Buda más grande que nos encontramos en toda India, nos llevamos un sorpresón enorme !!

big buda

 

big buda2

 

Al día siguiente fuimos a ver el árbol, aquí algo de historia para los curiosos…

 El árbol de bodhi

 

Cuenta la tradición que en torno al 530 a.c , el peregrino Sidharta, llegó a la ciudad de Gaya. Allí se sentó a meditar bajo una higuera , que pasaría a ser conocida como el árbol de Bodhi. Tras tres de sin interrumpir la meditación, Siddharta, alzanza la iluminación.

Las siguientes semanas Buda las pasó en diferentes lugares de la región, meditando y reflexionando sombre lo acontecido. Para cada uno de esos lugares , existe un sitio de devoción budista, siendo el árbol quizá uno de los más conocidos.

arbol frontal

 

pie

Cuentan que en este punto, Buda pasó una semana de pié observando el árbol

 

bodhi
¿Es realmente el árbol original?
Si y No. No y Si.
Antes de la muerte de Buda, el árbol ya se había convertido en un sitio de peregrinación. El rey Asoka, que era un gran devoto, organizaba y costeaba cada año un festival en su honor. Era tal su devoción, que su mujer, en un ataque de celos, ordenó matar al árbol.

Por suerte, el hermano del rey, consigo salvar un esqueje que fue plantando en Sri Lanka. De ese esqueje creció un nuevo árbol, y años más tarde se le sustrajo otro esqueje que seria replantado en el lugar original.

 

sadhu
Alrededor del árbol , para protegerlo y honrarlo, se alzó el Templo Mahabodi, que se convertiría en uno de los centros de peregrinación budistas más importantes del mundo
Desde entonces, la localidad se convirtió en un lugar de peregrinación para los budistas, así como para turistas curiosos que quieren sentarse a meditar un rato ahí donde dio origen el budismo.

Visita guiada a turistas indios

Se han construido otros múltiples templos budistas en la ciudad, cada uno de un país. Hay el templo proveniente de Sri lanka, Butan, China,Japon, Birmania, Nepal, Tailandia y Tibet, los cuales son representativos de las culturas y tradiciones budistas de sus países respectivos y su arquitectura tradicional.

 

 

templo

 

teple

Después de ver el templo y dar unos paseos por la ciudad, nos dimos cuenta que la calor no nos daba tregua ,y como habíamos hecho durante la mayor parte del viaje, decidimos de repente que nos volvimos a Risikesh. El mismo lugar que nos vio llegar a Asia más de medio año atrás, sería ideal para cerrar el circulo y poder descansar con unas merecidas vacaciones dentro de este gran viaje. Yoga, montaña, lugares conocidos y mucha tranquilidad.

 

 

One Comment

Leave a comment
  • Cómo volvisteis a rishikesh? Ahora estamos de bodhgaya y no encontramos la combinación para volver a rishikesh…

¡Deja un comentario...me hace mucha ilusión!

Contacto: mochilanomadablog@gmail.com