East Cape, el primer amanecer del planeta

Me quedaban ya poco más de dos semanas para finalizar mi gran aventura por Nueva Zelanda y podía decir con orgullo que había visto ya casi el 100% de los lugares que quería conocer ( y los pocos que me quedaban ya eran técnicamente poco viables de alcanzar). Pero había un lugar que aún seguía pendiente. Una espinita con la que no pensaba irme del país.

El primer amanecer del mundo

Sí, lo sé. Esta clase de cosas llevan intrínsecas una pizca de artificialidad creada por el hombre. Es decir: el río más grade del mundo lo es por méritos propios, al igual que lo es la montaña más grande. Cuando hablamos de cosas como “el primer amanecer del mundo” estamos hablando de algo que en su día alguien decidió que “la franja horaria empieza aquí“. Podía haber sido en Nueva Zelanda, en Móstoles o en Buenos Aires, pero a mi el poder simbólico de este tipo lugares, me suele cautivar fácilmente.

east-cape-sunrise-3

east-cape-sunrise-2

 

 

Me apetecía mucho poder escaparme con mi coche al este de Nueva Zelanda y recorrer más de 4 horas en coche (2 de ellas por caminos poco recomendables) para despertarme al día siguiente y ver en directo el nacimiento oficial de un nuevo día.

Llegué algo tarde a la zona de acampada más próxima al Cabo Este y tras una cena ligera,me acosté en mi coche cama esperando el ansiado momento ( no sin antes poner hasta 4 alarmas en el móvil para asegurar la jugada).

Here comes the sun

Sonó la alarma a horas algo duras para mi (me encanta dormir), pero tras abrir mínimamente los ojos y ver el espectáculo de colores que justo daba comienzo, salté de la cama para no perder detalle.

east-cape-sunrise

Los colores, el silencio, las nubes, el sol apareciendo lentamente y despertando al mundo…

east-cape-sunrise-5

Uno de mis mejores amaneceres.

East Cape de Nueva Zelanda, el faro más al Este del Mundo

A unos 10 kilómetros aproximadamente del lugar elegido para disfrutar del primer amanecer del mundo, se encuentra East Cape, el punto más al este de Nueva Zelanda, y a su vez, el faro más al este del mundo.

No pude resistirme, aprovechando la cercanía, para acercarme hasta ahí y disfrutar un rato del silencio y las vistas desde ese punto.

La entrada al faro se encuentra dentro de una finca privada, pero es de fácil acceso ya que tienen durante gran parte del día las puertas de su jardín abiertas. Tras 15 minutos de una subida ligera por escalones, llegamos hasta el faro.

east-cape-nueva-zelanda

east-cape-nueva-zelanda-2

El faro de East Cape fue construido por primera en 1900 a varios kilómetros de ahí, pero tras  varios terremotos se decidió moverlo a su actual localización en 1922. 63 años después, en 1985, lo automatizaron completamente , prescindiendo del “farero”. Ahora es operado desde Wellington.

east-cape-nueva-zelanda-6

Ahí arriba, a 154  metros sobre el nivel del mar, la calma es total y las vistas alcanzan hasta un infinito horizonte en días despejados.

east-cape-nueva-zelanda-5

east-cape-nueva-zelanda-4

Me estiré un relajado rato al sol a comer algo de fruta, y media hora después retomé el camino de vuelta muy contento de haber podido disfrutar de una amanecer así y un rato de relax en las antípodas del lugar dónde nací.

east-cape-nueva-zelanda-3

¿y a ti ?¿Te gustaría ver el amanecer en un lugar así?

2 Comments

Leave a comment

¡Deja un comentario...me hace mucha ilusión!

Contacto: mochilanomadablog@gmail.com