Gokarna , jugando en el paraíso

Gokarna familiy

Gokarna familiy

 

Después de pasar unos días en Goa buscando algo que dejó de existir años atrás, decidimos coger un tren y seguir nuestra ruta hacia el Sur. En busca, ya no de gente joven, hogueras y playas paradisíacas como falsamente nos habían prometido en Goa, si no simplemente de algo mejor que la versión india de Lloret de Mar.

65845_1760780105618_1558149_n

 

Gokarna en si en de esos sitios que yo llamo “pueblo/calle” , pues lo único interesante que tiene para ver viene a ser la calle principal, todo lo demás son calles en las que no vas a encontrar nada, ni para hacer una foto digna. Gokarna (que significa oreja de vaca), es una de las ciudades más sagradas de la India ( que después de meses viajando por aquí te das cuenta de que deben ser miles…), pero a diferencia de las otras, aquí los turistas tenemos la entrada prohibida a los templos, con lo que el poco atractivo que le quedaría al pueblo se esfuma.

 

La magia de Gokarna no está en el pueblo, está en las 4 playas contiguas al pueblo: Kudle Beach, Om Beach, Half Moon Beach y Paradise Beach.

 

Nosotros fuimos directamente a Om beach, ya que el nombre nos daba buen rollo y no queríamos quedarnos en la playa más cercana al pueblo por miedo de volver a encontrar de nuevo el turismo masificado. Acertamos 🙂

 

Vaca de mar, típico animal del litoral indio

Vaca de mar, típico animal del litoral indio

 

 

Nos encontramos de repente en un playa preciosa, con poca gente, poco masificada ¡ y un buen rollo que crecía por momentos! El segundo día ahí, encontramos nuestro alojamiento definitivo, un Guest House barato, en primera linea de mar, con restaurante, con gente super amable, con un patio interior donde podías pintar las paredes, leer, hacer música…¡genial!

 

 

La palmera solitaria desde Kudle Beach

La palmera solitaria desde Kudle Beach

 

Los días fueron pasando. Fuimos conociendo más el lugar, a la gente que por ahí circulaba y un día, de repente , nos encontramos viendo un épico atardecer en una acantilado con una palmera solitaria, delfines saltando delante nuestro y con un grupo de gente genial que justo acabamos de conocer. Ese grupo, días más tarde se convertiría en nuestra “familia de Gokarna”.

 

 

Here  goes de Sun, tiruriru...

Here goes de Sun, tiruriru…

 

Fueron días de ir de playa en playa todos juntos, de cocinar en la playa con las verduras que traíamos de pueblo, de hogueras nocturnas con guitarras, mandolinas y djambees. Días de conocer gente que nos transmitía un buen rollo infinito, de dar gracias por cada comida, con canciones…. ENORME

 

 

Danny, su mandolina, y la frutería de la playa

Danny, su mandolina, y la frutería de la playa

 

Los tres últimos días nos movimos a la última playa, Paradise Beach que hacía honor a su nombre al 100%. Ahí encontramos una familia india que nos dejo utilizar la cocina de su Guest House y dormir en su playa. El Guest House, que estaba “fuera de servicio”, pasó a ser nuestro durante esos mágicos días.

Con nuestra barca hacia Paradise Beach

Con nuestra barca hacia Paradise Beach

Un día tocó hacer comida temática española, y entre todos preparamos una super tortilla de patatas y una mega paella. Además, esa mañana nos fuimos de pesca a las rocas y conseguimos capturar con nuestras propias manos muchos cangrejos que luego formarían parte del menú.

 

 

DSC_1105

Comida familiar

 

 

 

paella

Paella y tortilla de patatas

 

DSC_1115

Desayunando con cara de habernos levantados 2 minutos antes

 

¿La gente? Especial, amorosos, maravillosos, internacionales…

Patrick, un amor de chico, hijo de la fotógrafa y el chófer del Dalai Lama con muchas cosas que enseñar. Dani, bárbaro , genial, positivo 100%, fascinado y agradecido con lo que la vida le da, y siempre con su mandolina.

Martín y Paloma, padres de Yum, una joven familia de Ibiza, con un bebe super querido, que está creciendo de una forma hermosa, conociendo sitios, gente y desenvolupandose de una forma super especial…Federico, David y Aldo, otros tres corazones enormes!

Realmente tuvimos mucha suerte de tener la oportunidad de poder coincidir con todos ellos a la vez en ese pequeño paraíso.

 

Esta fue nuestra casa

Esta fue nuestra casa

 

 

El hermoso Yum

El hermoso Yum

 

Having fun!

Having fun!

 

 

 

Henna painting

Henna painting

 

Fue una semana perfecta, en la que encontramos lo que buscábamos, justo cuando dejamos de buscarlo. Necesitábamos eso y nos vino de maravilla 🙂 Un forma genial de recargar pilas para seguir viajando.

 

 

 

 

6 Comments

Leave a comment
    • fue épico!! el momento y el lugar perfecto!! 😀 a ver si encuentro uno parecido en nueva zelanda!

  • Viví una sensación muy parecida viajando por México en 2010, en un pequeño pueblo de la costa de Oaxaca que se llama Mazunte. Un pueblo precioso, con pocos turistas, o al menos discretos.

    Me dio pena ver cómo un pueblo con magia empezaba a ser transformado por excavadoras que todos los días se ponían en marcha para poder dar acogida a más turistas.

    Me ha encantado leer tu experiencia en Gorkana. Muy bien descrita.

    • Gracias por tu comentario Alberto!! Es una lástima que el turismo llegue a modificar tanto estas joyas… hemos de aprovechar y visitarlas, pero sobretodo cuidarlas!! 🙂

¡Deja un comentario...me hace mucha ilusión!

Contacto: mochilanomadablog@gmail.com