Cruzando la Isla Sur de Nueva Zelanda – Primer Road Trip

Superados los obstáculos de los primeros  días en Nueva Zelanda y ya con mi nuevo y flamante coche sentía de golpe que todos los “problemas” que había tenido hasta entonces habían desvanecido de golpe. Mi siguiente objetivo se encontraba a más de 300 km de donde yo estaba, pero a diferencia de cuando tenia que moverme cargado con la mochila en autobuses que me llevaban donde no quería ir, esta vez no me daba ninguna pereza. ¡Empieza la aventura, ahora sí!

nueva-zelanda-coche-2

Primer Road Trip en Nueva Zelanda : Christchurch a Queestown

 

Para ir e Christchurch a Queenstown tenía dos posibles rutas  a elegir: costa o interior. Ambas se prometían como rutas de excelsos paisajes y de una duración más o menos parecida. La ruta que primero me vino a la cabeza era la de costa. Me imaginaba a mi mismo por carreteras a un metro del mar, con algún “temazo” sonando por los altavoces y todo visto en una especie de travelling grabado desde las alturas con un drone jajaja ¡”flipao” ! Esa ruta me llevaría a conocer la famosa playa de Moeraki y sus rocas redondeadas, y la península de Otago con sus leones marinos y pingüinos. Tenía MUCHAS ganas de aventura pero realemente por otro lado me moría de ganas también de encontrarme por fin con Rober y Lety, así que opté por la ruta interior ya que me aseguraba menos paradas para ver lugares increíbles donde seguro, me hubiese querido quedar más días.

nueva-zelanda-coche

No hizo falta música para amenizar esas 3 primeras horas al volante por Nueva Zelanda. Aquí todo es precioso, todo es bonito, ¡todo es una maldita pasada! Ovejas por todas partes, caballos, llamas, conejos, y esas colinas verdes redondeadas que dan ganas de acariciar. Sí, me dan ganas de acariciar montañas ¿qué pasa? jajaj Al cabo de unas horas me crucé en un pequeño pueblo con un autoestopista solitario que iba en mi misma dirección y claro, después de haber sido llevado yo , no podía no parar y llevarme conmigo a ese chico al que quedaba poco para que el sol se lo comiese.

Hablamos poco, pero no porque nos cayésemos mal ni porque él se quedase dormido en el coche. Ambos estábamos con la boca abierta alucinando con el paisaje. El chico de repente se giro hacia mi y me dijo “Disculpa que esté tan callado pero  estoy abstraído con esas montañas de ahí” y sí señores, a la izquierda de la carretera se empezaron a ver unas increíbles cimas que eran presagio de algo aún mejor… ¡nos acercamos al lago Tekapo!

lago-tepuke-2 tekapo-lago lago-tepuke

Al llegar ahí me despedí de mi “huésped” ya que mi plan era dormir cerca del lago y él quería continuar hacia Queenstown. Aparqué el coche y para rematar la felicidad del momento pude ponerme pantalón corto por primera vez en todo el viaje!¡ Había conseguido alejare del frío! Era momento de acercarme a disfrutar de este precioso lago.

 

Después de una sesión de fotos en el lago Tekapo llegó el momento de buscar el que sería mi primer sitio de acampada con el coche en Nueva Zelanda…¡El Lago Pukaki!

 

Justo antes de llegar me vi obligado a parar para disfrutar de los famosos reflejos de la montaña que ofrece el lago en días tranquilos.

 

lago-pukaki-3

lago-pukaki-2

Al llegar me sentía la persona más feliz del mundo. Estaba por fin donde quería estar y haciendo lo que quería hacer, disfrutando en Nueva Zelanda.Estrené mi camping gas cocinando un arroz con verduras y rematé la noche con una sesión de fotos nocturnas mientras miraba el cielo estrellada. Épico.

lago-pukaki-5

 

lago-pukaki-6

 

lago-pukaki

 

 

A la mañana siguiente me desperté con las vistas inolvidables del Monte Cook desde la ventana de mi coche y, sonriendo como un niño, seguí mi camino para encontrarme con Lety y Rober en Queenstown.

lago-pukaki-4

 

¿Has hecho algún road trip? ¿Te gusta la foto nocturna?

¡Cúentamelo!

11 Comments

Leave a comment

¡Deja un comentario...me hace mucha ilusión!

Contacto: mochilanomadablog@gmail.com