Kunjapuri Temple desde Rishikesh – Paseo en moto

Visita al Kunjapuri Temple desde Rishikesh

 

Hartos de que nos pitaran coches, motos, rickshaws y bicicletas, decidimos alquilar una moto para conocer los alrededores de Rishikesh y poder ir a nuestra bola. A parte, sería una oportunidad única para devolver todos esos golpes de claxon y mimetizarnos con el caos circulatorio de India.

No es nada difícil encontrar un sitio para alquilar motos en Rishikesh, es más, lo difícil es no chocarse con algún puesto de estos paseando por Laxman Jhula. Nosotros conseguimos hacernos con una scooter sin marchas muy resultona. Nos salió por 300Rs el día lo que vendrían a ser 5 euros.

kunjapuri-temple-rishikesh-16.jpg

Varias personas nos habían hablado de un templo a unos 30km en la montaña y decidimos tirar para allá. Dirección al Kunjapuri Temple.

Dejado atrás el pueblo, aparecieron las montañas…. WAOOOOW! Una pasada! Gigantes, verdes, llenas de vegetación… los ojos se perdían entre tantas cosas que ver. Una escuela a lo lejos, unos obreros asfaltando la carretera a mano, un lago plagado de cerdos… Pero fue ver el Ganges pequeñito a lo lejos cuando realmente nos dimos cuenta de cómo íbamos alejándonos y subiendo respecto al nivel del mar.

kunjapuri-temple-rishikesh-13.jpg

 kunjapuri-temple-rishikesh-12.jpg

 kunjapuri-temple-rishikesh-14.jpg

 

Aparte, durante los 45 minutos de subida en moto por la carretera que llevan al Kunjapuri Temple hay un montón de divertidos carteles de tráfico que hacen más ameno el camino.

 

kunjapuri-temple-rishikesh-18.jpg

 kunjapuri-temple-rishikesh-17.jpg

El Kunjapuri Temple no destaca especialmente por ser un templo espectacular. Es un bonito y pequeño templo desde el que disfrutar de unas vistas increíbles ya que se encuentra en uno de los picos más altos de la zona, pero es una visita recomendable por el hecho de poder disfrutar del camino también. A veces no lo bueno no solo es estar en un sitio, sino ir.
Al llegar compramos en la puerta uno de los “Kits de ofrendas al dios”

kunjapuri-temple-rishikesh-6.jpg

Incluye un coco, una cinta roja y dorada,un peine(¿?), dulces, dos pulseras y incienso.
En una de las pequeñas habitaciones del Kunkapuri Temple un señor nos hizo sentarnos y mientras recitaba algo en hindi ha dejado el coco, el peine, las pulseras y el incienso en un sitio y el azúcar en otro. Luego nos pintó el punto en la frente y nos puso también arroz. Antes de salir, nos ha dió una especie de arroz inflado dulce que hay que comerse.

kunjapuri-temple-rishikesh-15.jpg

Nos hubiese encantado poder entender el significado de esa ofrenda, pero por desgracia aquel hombre no hablaba una sola palabra de inglés y nos tuvimos que quedar con las ganas. Un lástima.

kunjapuri-temple-rishikesh-5.jpg

 kunjapuri-temple-rishikesh-8.jpg

 kunjapuri-temple-rishikesh-2.jpg kunjapuri-temple-rishikesh-3.jpg kunjapuri-temple-rishikesh-4.jpg

Después del ritual, hicimos un nutritivo picnic de papaya y plátanos en un mirador y descansamos mirando el paisaje, que es una pasada. Los pájaros, las voces de unos niños cantando que se oían de fondo y poco más… una paz absoluta que sienta genial antes de retomar el camino de vuelta.

kunjapuri-temple-rishikesh-10.jpg

 kunjapuri-temple-rishikesh-7.jpg

Y tras este merecido descanso nos despedimos del Kunjapuri Temple y volvimos para seguir descubriendo más cosas de Rishikesh. 😀

4 Comments

Leave a comment
    • jajajaja conducir por ahí bien, camino tranquilo y poco tráfico.. pero en otros lugares… CAOS!!!! MIEDO!!! jaaja La norma principal es saltarse las normas . Hay que esquivar , pitar y meterte por sitios que en España jamás me atrevería

  • Qué guay la ruta! Y los carteles me encantan. Cuando empecé a leer los primeros iba a comentar uno que había visto yo (Drinking Whisky, Driving Risky), y justo me fijé después que ya lo tenías… así que pierde la gracia, jaja. Pero son muy muy divertidos 😀
    Yo tengo uno que recuerdo de Camboya que también era genial:
    THINK
    Accident brings tears
    Safety brings cheers

    🙂

¡Deja un comentario...me hace mucha ilusión!

Contacto: mochilanomadablog@gmail.com