The Catlins, costa sur-este de Nueva Zelanda

Tras 3 meses parado, viviendo y trabajando en Queenstown llegó el momento de volver a la carretera. Era la hora de descubrir lo que la Isla Sur de Nueva Zelanda aun me tenía preparado, y tenía 20 días para recorrerla con mi coche-cama. Ana me acompañaría en los primeros tramos, y nuestro primer destino era…

The Catlins, costa sur-este de Nueva Zelanda

Situado al sur de la Isla Sur, The Catlins se extiende a lo largo de más de 1900 km cuadrados y mezcla paisajes de playas, acantilados y costas, con bosques húmedos y cascadas. La mejor forma de recorrerlo es a través de la Southcern Scenic Route, una gran ruta de más d 600 km que va desde Queestown a Dunedin por la zona sur de la isla.

No te esperes un bonito recorrido parecido al del norte de la West Coast o las carreteras cercanas a los lagos Pukaki y Te Kapo. La carretera que atraviesa The Catlins es realmente sosa y aburrida en su mayoría de tramos, alterando campos vacíos con largas rectas sin fin.

 

slope-point-catlins-5

 

Hay muchas paradas posibles a través de esta ruta, así que lo mejor es hacerse con un mapa en el iSite de  Invercargill para poder estudiarse el plan y elegir las que resulten más apetecibles.

Nuestra primera parada fue el Slope Point, que situado al borde de unos acantilados presume de ser el punto más al Sur de toda Nueva Zelanda (siempre que no tengamos en cuenta Steward Island, la eterna olvidada). Desde ahí estamos a 5140 kilómetros de Ecuador y a 4803 del polo Sur. Cuentan que los días despejados se puede ver a lo lejos la base Americana en el polo…jajaja no, esto último era broma ¡¿cómo vas a ver algo a 5000 km?!

 

slope-point-catlins

 

En esa zona el viento golpea realmente MUY fuerte, llegando en ocasiones a desplazarte hacia los lados. Por lo que conviene ser cauto a la hora de acercase al borde del precipicio para hacerse la típica foto. Bajo los enormes e imponentes muros de piedra tiene lugar un bello baile de enormes olas que chocan una y otra vez, como intentando superarse entre ellas en bravura.

 

slope-point-catlins-3

slope-point-catlins-2

 

Justo antes de irnos de ahí me di cuenta de que unas de las rocas parecían dibujar la silueta de un señor con una importante nariz. La bauticé como la roca “Cyrano de Bergerac”.

 

slope-point-catlins-4

 

Nuestra siguiente parada fue Curio Bay, una pequeña cala en la que quedan algunos restos de lo que fue un gran bosque fosilizado. Hace más de 150 millones de años la erupción de un volcán provocó una enorme lluvia de cenizas que sepultó árboles, platas y animales. (Parecido a lo ocurrido en Pompeya, pero mucho más lejano en el tiempo), dejando todo el paisaje fosilizado.

 

curio-bay-catlins

curio-bay-catlins-3

 

El tiempo, la erosión y finalmente los malditos turistas irresponsables han ido malmetiendo este legado prehistórico del que ya no queda ninguna forma reconocible. Una cuerda amarilla delimita la zona accesible. La cuerda, aparte de para proteger los restos del bosque fosilizado, sirve para dar un espacio de seguridad a las familias de pingüinos que suelen acudir a Curio Bay. Ya sabes, para verlos has de ir bien pronto por la mañana o acabada la tarde entre las 7 y las 9.

 

curio-bay-catlins-2

Cascadas en The Catlins

Si te haces con un mapa de la zona de The Catlins verás que esta plagado de cascadas por todo los rincones. Como tampoco somos “cascadólogos” , elegimos visitar las dos que nos parecían más atractivas desde el mapa.

 

mc-lean-falls-3

 

La primera fue MacLead Falls y acertamos totalmente. Tras un fácil paseo de subida de unos 20 minutos llegamos hasta la imponente cascada. El sitio es precioso y se respira un aire muy fresco. Ahí encontrarás mucho espacio dónde sentarte a disfrutar y/o tomar fotos mientras compartes el espacio con otros visitantes.

 

mc-lean-falls-2

mc-lean-falls

 

Las Purakunui Falls en cambio no me acabaron de gustar tanto. Es un camino mucho más corto y con menos pendiente. Pero el lugar desde el que se ve la cascada es realmente pequeño y provoca que se formen pequeños turnos de espera para asomarse a verla tranquilamente y sacarle alguna foto. Es muy bonita ¿eh?, pero me quedo con las MacLead Falls.

 

purakaunui-falls-2

purakaunui-falls

 

Nuestra última visita en The Catlins fue al Nugget Point, un pequeño faro blanco situado en lo alto de un escarpado acantilado.

 

nugget-point-catlins

 

El lugar es totalmente de postal. El infinito océano surcando el horizonte, las altas montañas, el faro y esos pequeños islotes justo delante del mirador que le dan el nombre de Nugget Point al lugar. Desde luego estos kiwis tienen mucha imaginación o comen nuggets con formas muy raras jajaja.

 

nugget-point-catlins-2

 

nugget-point-catlins-3

 

Ya habiendo completado la zona de The Catlins pusimos rumbo ( y mucha gasolina) hacia nuestro nuevo destino : Las famosos y raras piedras redondas de Moeraki Boulders.

Datos Útiles.

– A lo largo de la ruta por The Catlins no hay gasolineras, importante repostar antes.

-Slope Point: El paseo desde la zona de parking hasta ahí te llevará unos 15 minutos a no ser que el viento te lleve antes.

-Curio Bay: Las mejores horas para avistar pingüinos son de 7-9 , tanto de la mañana como de la tarde

– Donde dormir: Nosotros pasamos la noche en el Campsite gratuito “Waikawa Recreation Reserve” , muy cerca de Curio Bay y con un gran terrenos para coches y tiendas. Los lavabos son grandes y hay agua disponible. ¡Buena elección”

One Comment

Leave a comment

¡Deja un comentario...me hace mucha ilusión!

Contacto: mochilanomadablog@gmail.com