Vang Vieng, drogas y Tubing

Vang Vieng, mucho más que Tubing

 

Llegamos haciendo auto-stop a Vang Vieng procedentes de Luang Prabang, habiendo escuchado cientos de historias sobre nuestro nuevo destino. Muchas hablaban de cuevas dignas de visitar, un lago precioso en el que bañarse, trekkings geniales…pero la gran mayoría hacían referencia al Tubing.

El Tubing fue durante aproximadamente 10 años el motor económico de esta pequeña ciudad de Laos, que llego hasta a modificar sus leyes y modo de vida para esta práctica turística. A nosotros obviamente nos llamaba la atención conocerlo de cerca, pero no es ni de lejos lo que más nos gusto de VangVieng.

vang-vieng-tubing-11.JPG

 

El Tubing fue (y sigue siendo a menor escala) el principal motivo de muchos mochileros para pasarse por Vang Vieng. Pero…

¿Qué es el Tubing?

El Tubing consiste básicamente en descender la parte del Mekong que cruza Vang Vieng subido en un flotador gigante y dejándose llevar por la corriente. En la misma ciudad hay varios sitios dónde alquilan estos “donuts” y posteriormente te acercan en una van hasta el inicio de la zona de Tubing. Pero no, no es solo esto, hay más. La gracia del asunto es que a las orillas del río, durante el recorrido, hay decenas de bares-barraca. La idea consiste en que la gente va bajando poco a poco el río y haciendo paradas para beber.

vang-vieng-tubing-5.JPG

Para llegar a los bares existen distintas formas. Algunos simplemente se dejan llevar por la corriente del Mekong hasta que esta les acerque a “repostar”, otros se ayudan de piernas y brazos para conseguir desembarcar, y en otras ocasiones son los propios bares los que te pescan. Desde la orilla lanzan largas cuerdas con boyas para “pescar” clientes o ponen lianas bajo los puentes para que puedas acercarte fácilmente.

Cada bar tiene su propia música, temática, ofertas especiales y juegos. Con lo que la música y la gente bailando es constante durante todo el trayecto. Además en cada bar disponen de su propia zona de juegos. En algunos tienen enormes toboganes para lanzarse desde las alturas al río mientras el expectante público del bar te anima para hacer el mejor salto. También hay chiringuitos con trampolines, catapultas y hasta enormes cuerdas para lanzarse desde una alta tarima al agua.

vang-vieng-tubing-1.JPG

 vang-vieng-tubing-2.JPG

De primeras la idea suena divertida, pero basta con juntar dos conceptos para ver por donde flaquea todo el asunto: Alcohol + Juegos de Agua. Exacto, accidentes. Es muy común cruzarte por Vang Vieng con gente con muletas, moratones o brazos escayolados. El emborracharse y ponerse a jugar en estructuras altas que están situadas a veces en zonas rocosas del río, solo puede acabar en dolor.Pocos meses después de nuestra visita a la zona, y tras años de denuncias por cientos de accidentes e incluso varias muertes, el gobierno de Laos no pudo aguantar más las críticas y peticiones de otros países, y tuvo que ponerse con el tema. Un 95% de los bares de Tubing fueron demolidos, se retiraron licencias de deportes de aventura a muchas empresas que trabajaban en la zona al margen de la ley, y se prohibieron las drogas.

vang-vieng-tubing-3.JPG vang-vieng-tubing-7.JPG

 vang-vieng-tubing-4.JPG

 vang-vieng-tubing-8.JPG

¿No estaban prohibidas las drogas ya antes en Vang Vieng? Sí, claro, como en el resto del país. Solo que se hacía la vista (muy) gorda ya que eso atraía a jóvenes deseosos de dejar ahí miles y miles de dolares.

En Vang Vieng no solo era el alcohol lo que “alimentaba” a los mochileros. En los bares y restaurantes (tanto de tubing como también en la misma ciudad) se vendía marihuana, opio, batidos alucinógenos y hasta pizzas de setas. Si durante el día el río estaba plagado de borrachos, la noche hacia que las calles estuvieran repletas de gente alucinando con un palo.¡¡Un paloooo!!

La primera imagen que tuvimos al llegar al centro de la ciudad, aún desde el tuk-tuk, fue la de un grupo de jóvenes mochileros en bañador caminando con la mirada perdida como si fuesen zombies. Esa imagen nos era rara el primer día, pero rápidamente se convirtió en lo común.

vang-vieng-tubing-10.JPG

 

Nosotros dedicamos nuestra estancia en Vang Vieng a aprovechar todo el tiempo posible y conocer todos secretos. Es realmente un paraíso natural formado de cuevas, lagos,campos y montañas que merece la pena conocer. Fue después de pasar casi una semana descubriendo el lugar, que nos decidimos a acercarnos a la zona de Tubing. Fuimos sin flotador ya que también  es posible ir de bar en bar caminando por la orilla y fue realmente un día muy divertido. Bailamos, bebimos y sobretodo reímos mucho. Un lugar así provoca situaciones surrealistas una tras otra sin hacer falta de beberse todo lo bebible.

vang-vieng-tubing-6.JPG vang-vieng-tubing-9.JPG

Nos tiramos de un par de toboganes y trapecios y acabamos sentados en un bar que tenia sillas dentro del río. Pasaron a lo lejos 4 Kayaks con 8 vietnamitas, que decidieron parar junto a nosotros e invitar a toda la mesa a beber cerveza. Una tarde de muchas risas 🙂

vang-vieng-tubing-12.JPG

 

Hoy en día, con la mayoría de bares cerrados y las nuevas prohibiciones, Vang Vieng lucha por volver a ser ese destino turístico enfocado a los trekkings y espeleología, dejando de lado el turismo barato de borrachera. Eso sí, aun puedes alquilar un flotador para bajar tranquilamente el río mientras te bebes UNA cerveza.

6 Comments

Leave a comment

¡Deja un comentario...me hace mucha ilusión!

Contacto: mochilanomadablog@gmail.com